martes, abril 13, 2010

Si Dios existiera diría: "Esta no es mi iglesia que me la han cambiao"

Queridos amigos y amigas.

Decididamente creo que en el Vaticano ha entrado un virus que ha vuelto tontos de remate a buena parte de la cúpula eclesial, y digo tontos, con perdón, porque no me gustaría pensar que forma parte de una campaña más de desprestigio del colectivo de homosexuales y lesbianas por parte de la Iglesia.

Tarsicio Bertone: "Muchos psicólogos y muchos psiquiatras han demostrado que no hay relación entre celibato y pedofilia, pero muchos otros han demostrado, me han dicho recientemente, que hay relación entre homosexualidad y pedofilia"

Historicamente se sabe que eso del celibato no va con buena parte de los curas, ni de las monjas, pero se ha seguido manteniendo la hipocresia del mensaje.

Historiacamente se sabe que los ataques de la iglesia a las personas homosexuales eran antinaturales dado el elevado porcentaje de curas homosexuales.

Y si para ellos la homosexualidad es una aberración, que hacen manteniendo en su cúpula impoluta a curas homosexuales. Para mí, como para la mayoría de los ciudadanos, la homosexualidad es una opción más del ser humano. Respetable como la que más. Los socialistas y las personas progresistas de este país, pensamos que había llegado el momento de recuperar la decencia y en la legislatura pasada se aprobaron leyes que hacian justicia con ese colectivo. ¿La justicia social no es cristiana?

La iglesia moderna -antónimo de la iglesia que tenemos- vive perdida, desorientada, sin saber hacia donde ir. Excomulgando políticos, pegándose a homenajes del pasado, negando la igualdad, atacando a colectivos que tradicionalmente han sido maltratados.

¿Es esta mi iglesia?

No. Rotundamente no. Y si Dios existiera seguro que también diría que no.

VER EN GOOGLE: Bertone homosexualidad

Luis Salvador
Senador por Granada
Portavoz socialista de la Comisión de Ciencia e Innovación